¿Qué es Acción por Almería?
Una asociación cultural de carácter cívico constituida de acuerdo con la normativa vigente, cuyos estatutos y acta fundacional han sido registrados en los órganos administrativos de la Delegación de Gobernación.

¿Es una asociación vinculada a algún partido político?
No, Acción por Almería es una asociación transversal y profundamente democrática que no pertenece a ningún partido político, sindicato, organización empresarial o cualesquiera otra institución pública o privada existente. Su financiación viene exclusivamente por las cuotas de los socios y así se mantiene para conseguir una necesaria libertad en todas nuestras reivindicaciones.

Desde siempre, Almería ha formado parte de Andalucía.
Esta afirmación es radicalmente falsa promovida por el pseudo nacionalismo andaluz. Almería, al igual que las otras siete provincias, forma parte de la comunidad autónoma de Andalucía desde 1980. Ese es el punto de partida de toda institución administrativa de naturaleza política delimitada por un territorio, una población y un gobierno. En ese sentido, la pertenencia de Almería a Andalucía es muy reciente y con anterioridad jamás ha existido ninguna división administrativa con capacidades de gobierno regional que, denominada Andalucía, haya administrado el territorio almeriense.

¿Desde cuándo existe la provincia de Almería?
Fue en 1822 cuando el Parlamento de España aprobó un Decreto Ley que implantó la administración provincial en todo el Estado, siendo derogado por el despotismo de Fernando VII e instaurado finalmente en 1833 con el decreto del ministro Javier de Burgos. La provincia de Almería, con sus límites geográficos actuales y su Diputación como órgano de Gobierno, tiene casi dos siglos de existencia, frente a las escasas décadas de la Comunidad Autónoma de Andalucía. En términos de ciencia Política, los tres elementos que definen la existencia de un estado, autonomía, región o comunidad son, a saber, el territorio, la población y el gobierno. En este sentido, es incuestionable quién surge antes.

¿Es correcto equiparar Andalucía con Al Andalus?
Desde un punto de vista histórico, esa equiparación constituye un auténtico despropósito. Al Andalus es el nombre que recibe el territorio peninsular controlado por el Islam a lo largo de casi ocho siglos de historia. Toledo, Tarragona, Zaragoza o Madrid, por citar algunos ejemplos, formaron parte de Al Andalus y es evidente que no pertenecen a la Comunidad andaluza ni al ámbito de lo andaluz. Andalucía surge como territorio singular con la expansión de la Corona de Castilla a consta de territorios andalusíes durante el siglo XIII. Andalucía y Al Andalus son realidades históricas y territoriales completamente diferentes. No existiendo más relación entre ambas que la existente con cualquier otro territorio de la Península Ibérica. Para saber más, te recomendamos el siguiente artículo de nuestra página.

Pero, en el Decreto de 1833 se citaba la región de Andalucía, ¿no es así?
En efecto, como mera distribución geográfica anotada a mano en un lateral del decreto. De ahí vienen denominaciones de ámbito regional como Castilla La Nueva, Castilla La Vieja, Extremadura, Murcia, Cataluña, Galicia… Estas delimitaciones no siempre coinciden con las actuales comunidades autónomas y carecieron de ningún tipo de organismo que las conformara como ente territorial. Eran meros topónimos. De hecho, Albacete pertenecía a Murcia; Madrid a Castilla La Nueva y Santander a Castilla La Vieja. Insistimos, en aquel entonces no se instituyeron órganos administrativos o políticos de carácter regional. La Administración Territorial española se concretó a través de las

Diputaciones Provinciales, a partir de 1833.
En términos geográficos se denominaban “Las Andalucías” a los reinos de Sevilla, Córdoba y Jaén, en contraste con el Reino de Granada, del que Almería formaba parte como corregimiento o partido. Existen muchos testimonios históricos y literarios en los que los almerienses, cuando emigraban para trabajar en la siega, decían “me marcho a las Andalucías”.

¿Almería estuvo siempre vinculada a Granada?
No, en absoluto. Su vinculación se remonta al reino nazarí, cuando en el siglo XIII este linaje conquista el territorio almeriense y aúna distintos territorios inconexos del sur de la Península, y posteriormente, con la caída de los nazaríes y la conquista castellana, se prorroga a través del Reino de Granada. Debemos entender el concepto de “reino” como territorio de un rey, puesto que en la corona de Castilla se carecía de gobierno propio o regional en estos reinos (no existían virreyes ni gobernadores). En la corona castellana el representante del rey era el corregidor o el gobernador militar, que en nuestro caso estuvo asentado en los distintos corregimientos de nuestra actual provincia. Primero, en el siglo XVI, uno conjunto con Almería, Vera y Guadix-Baza y una Alcaldía Mayor en la Alpujarra, dependiente del corregimiento de Granada. Posteriormente, en el XVII, con la creación de uno independiente en Almería y el mantenimiento de Guadix-Baza para el norte de nuestra actual provincia. Continúa con la creación de la Alcaldía Mayor de Adra, Berja y Dalias en el XVIII y la provincia de Marina de Almería y posteriormente con la creación de la provincia de Almería en los inicios del siglo XIX. Si bien, el poder eclesial y militar si estaba capitalizado en Granada (el judicial también pero su órgano de poder abarcaba todos los territorios al sur del río Tajo por lo que no era exclusivamente granadino), no existió un poder político civil de carácter regional centralizado en Granada.

¿Qué singularidades encontramos en la repoblación del territorio almeriense?
Con la reconquista cristiana, el corregimiento de Almería-Guadix-Baza-Vera fue ocupado principalmente por repobladores provenientes del Levante peninsular: Murcia, Castilla Oriental y la Corona de Aragón (Valencia, Baleares, Cataluña…) creando una sociedad autóctona que se adaptó a la perfección a la singular geografía y climatología almeriense, asimilando a su vez las peculiaridades del sureste ibérico. Esta circunstancia, fundamental para entender el porqué de la identidad cultural levantina almeriense, contrasta con el origen andaluz de los repobladores de otras zonas del antiguo Reino de Granada. Para saber más sobre esta y otras preguntas anteriores, te recomendamos el siguiente artículo de nuestra página.

¿Existen particularidades en la cultura, el folclore y las tradiciones de Almería?
Sin lugar a dudas, y uno de los objetivos de Acción por Almería es recuperarlos y divulgarlos por toda la provincia. Lo triste es que, primero mediante el tipismo andaluz promovido por las autoridades franquistas, como herederas de los tópicos del romanticismo decimonónico, y luego con el desaforado impulso colonizador y uniformador de la propia Junta, las costumbres y tradiciones genuinamente almerienses se han ido eclipsando y olvidando. Como homenaje a nuestros antepasados, debemos contribuir a la recuperación de nuestra cultura. Solo los pueblos que preservan y dignifican su pasado pueden afrontar con éxito su futuro.

¿Acción por Almería propone la anexión con la comunidad autónoma de Murcia?
No. Almería tiene entidad y fuerza suficiente para ser autónoma, como lo es la vecina Región de Murcia, Navarra, Asturias o Cantabria. Por nuestras peculiaridades geográficas, sociales y económicas no creemos que la dependencia administrativa de otro territorio nos beneficie en nuestro autogobierno. No queremos que Almería sustituya un centralismo por otro.

¿Existe un enfrentamiento entre Almería y Andalucía?
No queremos ningún tipo de enfrentamiento y no es ese nuestro cometido. Andalucía y Almería forman parte de España y con las provincias andaluzas existen unos vínculos muy especiales que debemos y deseamos conservar y fomentar. Quienes pretendan unirse a nuestra asociación con ánimo de confrontación no serán bienvenidos.

Entonces, ¿Acción por Almería no es un movimiento independentista como los que surgen en Cataluña o País Vasco?
Por supuesto que no. Nuestro colectivo es regionalista y no pretende la separación de España. No entendemos nuestro camino sin ir juntos con el resto de españoles. Simplemente luchamos para que Almería consiga encajar en España como cualquier otro territorio del estado y en igualdad de condiciones. El beneficio, la convergencia y el desarrollo de toda España es un beneficio para todo el conjunto de nuestra nación.

¿Qué pasó el 28 de Febrero de 1980?
Se celebró un referéndum en el que, de acuerdo con la Constitución, los ciudadanos de cada provincia convocada debían ratificar la vía de acceso a la autonomía con el apoyo de la mayoría absoluta de cada circunscripción. Almería, de forma democrática, rechazó la propuesta con la abstención, el no y los votos en blanco. El Parlamento Nacional, protagonizando uno de los episodios más fraudulentos de la historia de nuestro constitucionalismo, despreció la opinión del pueblo almeriense y continuaron el proceso autonómico andaluz, ignorando el veredicto de las urnas. El 28 F, para todos los almerienses, es el día del “Pucherazo andaluz”.

¿Ha recibido nuestra provincia un trato equitativo dentro de la Comunidad Autónoma andaluza desde el principio de la autonomía?
Todo lo contrario. Nuestra provincia ha sido discriminada en prestaciones de servicios públicos y en todo tipo de inversiones en infraestructuras y equipamientos. Los ejemplos serían innumerables… baste recordar los diez años de retraso de la autovía A-92 (que ni siquiera llega hasta la capital), las eternas obras de la autovía del Almanzora, el Hospital Materno Infantil, la variante de Roquetas de Mar o el vergonzoso cierre de la conexión ferroviaria con el Levante. Otro detalle digno de recordar es la nula presencia de almerienses en los puestos relevantes de la administración andaluza. De los 180 consejeros nombrados por la Junta durante estos treinta y tres años, solo cuatro proceden de nuestra tierra. El desprecio hacia Almería ha sido absoluto y continuo.

¿Es posible un nuevo modelo de organización territorial que respete la autonomía de nuestra provincia?
Sí, es posible. Nuestra Constitución, en su título VIII, regula la iniciativa autonómica. El proceso se puede reiniciar con el apoyo de las dos terceras partes de los municipios almerienses, y la posterior ratificación del Pleno de nuestra Diputación. También es posible que las Cortes Generales, directamente, sustituyan la iniciativa de las Corporaciones Locales. Acción por Almería nace también con el propósito de trasladar la voluntad de la sociedad a los representantes políticos almerienses.

¿Una autonomía implica más gasto público?
En absoluto. Gasto público desproporcionado es el que se ha generado en los últimos treinta años alrededor de la Junta de Andalucía y todo el entramado mastodóntico, inoperante y centralista ubicado en la capital hispalense. Es posible un nuevo modelo de organización administrativa que evite la duplicidad de competencias, simplifique el papel legislativo de las autonomías y fomente la coordinación de todas las administraciones, sin necesidad de incrementar el gasto público. El objetivo es gastar mucho menos y con una justa distribución.

¿A qué se dedicará Acción por Almería?
Nuestros propósitos quedan reflejados en los Estatutos y en el Manifiesto. En resumen, pretendemos divulgar nuestros principios y propuestas entre toda la sociedad almeriense, deseamos consolidar nuestra identidad provincial y sentirnos muy orgullosos de nuestra tierra y de nuestra gente. Queremos trabajar por Almería. Organizaremos actividades e iniciativas muy participativas con un marcado carácter cívico y cultural. Estamos muy ilusionados con este proyecto y creemos que pueden ser muchos los que se unan a nuestra asociación.